"TOXICOLOGÍA DEL PLOMO MITOS Y REALIDADES"         es un post en Armas.es, del forero y entendido "meatonthetable" acerca del manejo del plomo en nuestro deporte. Muy interesante y de obligada lectura.

El foro lo podeis encontrar en este link

TOXICOLOGÍA DEL PLOMO: mitos y realidades

Mensajepor meatonthetable » 29 Mar 2011 17:19

Mil veces os he prometido este tema en avancarga.
Y aunque acabo de salir de guardia, tengo mil frentes abiertos (y una conferencia la próxima semana de venenos)...abro el tema, para por simple vergüenza propia, obligarme a escribir sobre el mismo.
Los que me conocéis sabéis a que me dedico en mi vida profesional, y algunos sabéis, que en mi profesión, no sólo vemos crímenes, sino también emitimos informes en la jurisdicción social (vamos, en la magistratura de trabajo de siempre).

Como buenos avancargueros, manejamos mucho plomo. y en este foro he visto muchas opiniones. la inmensa mayoría de ellas certeras, alguna excepción (muy rara) que cae en el error, y por desgracia, exceso de precauciones en algunas prácticas...y defecto en otras.
Os lo debía, y allá va, pero, os ruego, que no penséis que esto va en una tarde. dejadme un par de ellas...

 

Empecemos primero conociendo un poco al "enemigo":
Todos sabemos que es un metal pesado, que funde a 327ºC y que hierve a 1525 ºC. al fundir (y esto sí que nos interesa) emite vapores que son tóxicos, pero que se oxidan con rapidez, haciéndose poco solubles, y que caen al suelo, según tenga más o menos agua.
El sulfuro de plomo es la forma más habitual de presentación. (es lo que se conoce como galena).
Resiste bien al ácido sulfúrico, pero el nítrico, así como los ácidos orgánicos (el cítrico o el acético), lo disuelven con facilidad.
El agua de lluvia, así como las que contienen nitratos, así como las sales de amonio y carbónico, lo disuelven en pequeñas cantidades. las calcáreas forman una película de carbonato de plomo insoluble que lo preserva.
Existen derivados inorgánicos (el conocido minio es el mejor representante) y orgánicos (el tetretilo de plomo que se ponía a las gasolinas antes como antidetonantes es el mejor ejemplo), así como el plomo metálico.
Quizás sea éste el que más manejamos. sabed entonces que sobre 300ºC funde y es cuando emite esos vapores tóxicos.
Pero no comencemos a temblar, pues todavía tenemos que hablar de su cinética, y lo que hace en el organismo...

En nuestra afición el plomo se absorbe de dos maneras: por vía digestiva y vía inhalatoria.
En el organismo, se distribuye por tres comportamientos principales: la sangre, los tejidos blandos y los huesos.
El 90% de la dosis se une a los hematíes, formando un compuesto muy estable que es liberado a la muerte del glóbulo rojo en cuestión. la vida media en este compartimento es de 35 días. después pueden ocurrir dos cosas: la mayor parte de la dosis absorbida se une a tejidos blandos, como el hígado y el riñón. allí su vida media es de 40 días y termina siendo excretado, principalmente por heces, orina y sudor.
Sin embargo, otra parte (la más pequeña) pasa al hueso, y allí, con el calcio del mismo forma un compuesto muy estable, con una vida media de 70 años...     
Y este depósito en el hueso, es lo que los avancargueros tenemos que evitar en la medida de lo posible.

El depósito de plomo en el hueso, es lo que en toxicología llamamos un compartimiento de tipo II: un compuesto muy estable, pero que está en áreas de gran actividad metabólica.
Aunque hayamos terminado de crecer, el hueso, aunque no lo parezca sigue siendo una estructura muy activa.
Para que me entendáis, se comporta como un gran y continuado plan E...
Hay zonas que no se modifican apenas, pero otras en las cuales las "aceras" no paran de levantarse y volverse a levantar sin parar. bien pues a esas zonas va a parar el plomo, siendo el principal depósito del mismo en el organismo.

¿Cuál es el peligro? pues que ante situaciones de mucho recambio óseo (dietas importantes, acidosis metabólica, adelgazamientos importantes o descalcificaciones), pase gran cantidad de plomo almacenado al organismo, dando lugar a un cuadro agudo de saturnismo.

 

Hace unas 48 horas, habíamos quedado en hablar de las dosis tóxicas.

Y en el caso del plomo, hay una palabra mágica: DEPENDE.
¿De qué? del compuesto, de las condiciones físicas, del ambiente de trabajo, de otras enfermedades, del tipo de alimentación...
Por ejemplo, 1 gramo de acetato de plomo puede matar a un adulto; del carbonato de plomo, la dosis letal son de 2-4 gramos, o de otras sales de 20 a 40 gramos...
En toxicología, un par de gramos que parecen poca cosa, es como echarle dos kilos de sal a un cocido...
Esto tranquiliza, pero insisto: nuestro objetivo es intentar que no absorbamos plomo en nuestra afición, plomo que pueda dar lugar a una intoxicación pasados los años... Uno de los peligros que tenemos, son los vapores de plomo.

En toxicología industrial, la normativa en nuestro país, establece como trabajo expuesto aquel que durante 30 días se desarrolle en concentraciones superiores a 40 microgramos/m3.
El valor máximo, el TLV, se establece en 150 microgramos/m3 durante 8 horas/día o 40 horas semanales.
¿Queda chulo, verdad?
Pues, mirad, en nuestra afición, para alcanzar estos valores, hay que fundir mucho, muchísimo, muchísimo plomo...
Puede que en de nuestra fundiciones, para limpiar plomo y lingotarlo nos pasemos un poco, pero ni de coña llegamos a alcanzar valores similares. (en una lingotada, en mi concina, me llevé un detector, y no llegué a los 50 microgramos/m3, ni por asomo).

Todos nosotros tenemos ya nuestros buenos depósitos de plomo en los huesos, ni os aseguro que no ha tenido nada que ver, apenas, en los mismos, la avancarga.
La inmensa mayoría del plomo que tenemos procede de concentración ambiental: industrias y sobre todo automoción.
Todos tenemos ya unos cuantos añitos: pues sabed que la mayor parte del plomo de vuestros huesos procede del mencionado tetraetilo de plomo, que, en tiempos, se añadía las gasolinas como antidetonante (hoy en día, ya prohibido).
Y todos los que habéis comido perdigones, los que los llevabais en la boca, o los que os habéis comido unos cuantos balines de plomo, sabed, que la dosis de plomo que habéis conseguido de esa manera, es realmente INFIMA.

¿Con esto el buenazo de Meat quiere decir, que ancha es Castilla y que no hace falta ninguna precaución? PUES NO!!! rotundamente no. 
Lo mejor que podemos hacer para añadir aún más plomo a esas "reservas" es: buena dieta, vida sana (nada de inventos raros para eliminar depósitos, que os veo venir, y no hace tanta falta), y unas cuantas precauciones, muy sencillotas (la inmensa mayoría ya las conocéis todos), que nos ahorren sustos en un futuro.

 

Continuemos...
Y aquí me voy a poner bien serio, respecto a una peligrosa creencia, que no sólo afecta al plomo, sino también a otros muchos tóxicos.
El uso de la LECHE como "fármaco" que favorezca la eliminación de mucho tóxicos o dificulte su absorción...(lo que en medicina, llamamos quelante), recomendada por no pocos médicos y mucho listillo... pues bien: NO LA USÉIS... así de simple y contundente.  Lo de que "forma una película" que dificulta la absorción y favorece la eliminación, como si pusierais una barrera (puse vaselina, pero lo borro, que os conozco y la liais!!!    ) en las mucosas, es más leyenda que realidad...
Si no estáis bien seguro que la leche hace ese efecto con ese tóxico: repito, no la uséis!!!
En el plomo, al igual que con muchos otros compuestos, tanto el cometido en grasas como el contenido en calcio, FAVORECE la absorción de estos compuestos. Avisados estáis.    

Analicemos  ahora, como avancargueros, los tres momentos, en los que tenemos riesgo de absorber plomo en el organismo:
1º. cuando fundimos plomo para limpiarlo y lo lingotamos.
2º. cuando lo fundimos para hacer nuestras bolas y balas.
3º. cuando manipulamos esas balas, ya sea para almacenarlas o dispararlas.
Y creo que no me dejo ninguno ¿no?

La primera, cuando fundimos plomo para limpiarlo y lo lingotamos… con diferencia es la más peligrosa, porque manejamos una buena cantidad de plomo, porque muchas veces ese plomo está contaminado con otros productos, que como poco, nos dan una agradable experiencia a nuestro olfato, y porque necesitamos ponerlo a una buena temperatura para lograr fundirlo bien y lingotarlo adecuadamente, lo que significa que vamos a producir muchos vapores.
y aquí quedaros bien con una idea: EL VAPOR AL ENFRIARSE SE CONVIERTE EN POLVILLO QUE SIGUE SIENDO TÓXICO!!!

Cuando fundimos plomo para hacer balas o bolas, seguimos produciendo vapor, pero mucho menos, principalmente porque:
Usamos mucho menos plomo
Y además, solemos poner la temperatura lo más baja posible, pues dejar el plomo al rojo vivo, no permite obtener una buena munición (aparte que las turquesas sufren más).
Curiosamente, es el momento, para nosotros, menos peligroso, pues es cuando más precauciones solemos tomar.

Y el tercero, es cuando guardamos esa munición o la disparamos, y curiosamente, muy posiblemente, es cuando más plomo ingresamos en el organismo, pues aquí es cuando más nos relajamos.
Y basta con unas simples medidas para evitarlo.

siento dejar el tema aquí, pero estoy EXHAUSTO, y me cuesta escribir con claridad.

Mañana, si puedo, prometo entrar, ya de lleno en la última parte, y en la más interesante: las medidas de higiene y seguridad, muy simple, la mayoría ya bien conocidas, que nos pueden ahorrar seguir aumentando nuestros depósitos de plomo.

gracias a la legislación laboral, y a las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, ya no vemos cuadros de saturnismo.

Existía una fase previa caracterizada por anorexia, adelgazamiento, dolor muscular difuso, cansancio y tinte terroso de la piel. En ausencia de higiene dental, las encías tenían los bordes de color violáceo, en lo que se conocía como rodete gingival de Burton.

En el cuadro establecido predominaba la anemia, y si la tasa de plomo circulante era alta, al remover los depósitos óseos, aparecía el cólico saturnino: un cuadro de intensísimo dolor abdominal, acompañado de fiebre, fuerte estreñimiento y mal estado general. cuadro que muchas veces se confundía con una pancreatitis, aunque a veces, aparecía asociada...
El cuadro crónico principal era nervioso. el inicial consistía en una parálisis de antebrazo, que afectaba primero a los extensores largos del dedo medio y anular, para luego afectar a toda la mano, el brazo y pasar a extremidades inferiores. se acompañaba de alteraciones en la piel y pérdida de masa muscular.
Otro grave aspecto del saturnismo era la encefalopatía. en adultos se producía en intoxicaciones agudas, con cefalea, irritabilidad, insomnio, delirios y convulsiones. en niños, adquiría un matiz más frecuente de cuadro pseudo-meníngeo, y no eran raros los retrasos mentales en niños que desde bebés habían estado sometidos a contaminaciones de grandes cantidades de plomo.
Pero como os digo: ya es muy raro ver un cuadro de este tipo, y los obreros que trabajaron mucho tiempo con plomo, en malas condiciones, sólo suelen mostrar hipertensiones y cuadros renales; aunque en su historial clínico sí que se descubren cuadros de cólicos saturninos.

pasemos a las básicas medidas de seguridad.
Las vías por la que podemos absorber plomo los avancargueros es la respiratoria, y en menor medida la digestiva.
Huelga decir que los útiles que usemos sólo sean dedicados a trabajar con el plomo. pero lo escribo, porque como uno ya ha visto de tó...     
El lugar de trabajo debe ser lo más amplio posible, y BIEN VENTILADO. por supuesto: nada de comer, beber o fumar mientras estemos trabajando con plomo fundido.
Debido a una mayor concentración de vapores, si fundimos plomo para limpiarlo y lingotarlo, es preferible, si podemos, hacerlo al aire libre. si no, dadas las cantidades que manejamos, y las escasa frecuencia en que hacemos esas fundiciones, un lugar bien ventilado bastará.
Al terminar, recordar que los vapores al enfriarse sueltan pequeñas cantidades de polvillo de plomo, que el aire puede volver a levantar, y que nosotros podemos estar respirando.
Con eso os quiero decir que: limpieza del lugar de trabajo. y no hace falta mucho...basta una bayeta (cambiadla con frecuencia) con un buen producto genérico de limpieza, así como una pasadita de la aspiradora, y un poco de fregona al suelo para finalizar, y ya hemos eliminado la inmensa mayoría.
Aunque no os lo creías absorbéis más plomo de esta manera, si no lo limpiáis que con la escasa cantidad de los vapores que produce el volumen de plomo que manejamos...
Con esto os quiero decir, que si trabajáis en un pequeño taller, que lo mantengáis limpio. diré una pequeña barbaridad, pero es así: es preferible que fundáis en la cocina de casa (¡ojo con las encimeras!  ), después de retirar todo alimento, plata o taza; y que luego la limpiéis como os digo, que estar en vuestro pequeño taller, que no limpiáis nunca...

 

Las medidas de protección personal, son aún más sencillas.
Un gorro desechable para el pelo, no está de más. pero es mejor darse una buena ducha al terminar...
Respecto a los guantes...no merecen la pena; pues el plomo que manejamos NO se absorbe por la piel. y en caso de que caiga plomo encima, os pegará el látex y el vinilo a la piel, y será más doloroso. al terminar: buen lavado de manos con cepillito para las uñas y jabón corriente, y suficiente.

Muchas veces es preciso coger piezas calientes con la mano, y para eso unos simples guantes de trabajo, de los baratos, que debemos cambiar con cierta frecuencia será más que suficiente. 
Considerar que los humanos terrícolas tenemos demasiados dedos en las manos, así que como bien habéis señalado algunos, buen calzado. evitaremos tontas quemaduras cuando se nos cae un molde o no atinamos con un chorrito de plomo fundido...   
El elemento más importante de protección, que debemos llevar es una mascarilla. debido a que los vapores de plomo son partículas muy grandes y de mucho peso, no se precisa una mascarilla que tenga altos niveles de filtración. una vulgar mascarilla de pintura o incluso una quirúrgica son más que suficientes. eso sí: cambiadla con frecuencia!!! es preferible que compréis mascarillas baratas de un solo uso, que tengáis una súper mascarilla carísima, pero que la uséis siempre...
Al contrario que con otros tóxicos, como el asbesto, la ropa que llevéis se puede mezclar con la habitual y lavarla conjuntamente en la lavadora. (por supuesto, a no ser que uséis un mono de trabajo o similar que esté especialmente sucio...).

Y me queda hablar de esa pequeña cantidad de plomo que nos queda en las manos tras manipular la munición al tirar.
Si a continuación fumamos, bebemos o comemos, podemos ingerir ese plomo por vía digestiva. de acuerdo, es una cantidad muy pequeña, casi despreciable, pero que con una simple medida lo evitamos: el lavado de manos.
Y si no podéis, un jabón de estos líquidos que no precisa agua, elimina ese polvillo de maravilla.

Bueno, pues creo que no me dejo nada, y cumplo así con una promesa ya hace tiempo hecha.

Vuelvo a tranquilizaros: las cantidades de plomo que usamos, y la frecuencia con lo que lo hacemos, no llega a alcanzar, ni de cerca, los valores precisos para el desarrollo de un saturnismo; pero sí que pueden darnos, si no tenemos cuidado ni precaución alguna, pequeños cuadros de cansancio, dolor muscular o anorexia (esta conociéndonos todos, creo que no se da...    ).

Y las medidas de protección son tan básicas y sencillas, que no hay razón para no seguirlas.

SEGURIDAD CON LAS ARMAS, EN ESPECIAL CON LA ARMAS DE POLVORA NEGRA

CON LA PÓLVORA.

- Transporta  deposita la polvora negra en cantidades moderadas, recuerda que legalmente solo se puede transportar en un vehiculo 1 solo kg.

- En el puesto de tiro no fumes.

- Manten la polvora negra en frascos dosificadores, si la utilizas desde una polvorera debes saber que el máximo que puede contener la misma son 6 gramos de pólvora.

- Si dosificas polvora desde una polvorera, no lo hagas directamente sobre la boca del cañón, utiliza una vaina utilizada u otro recipiente, algún rescoldo de trapo o papel podria incendiar la polvorera y producirse una explosión como una granada.

-Si dosificas la polvora a traves de polvorera, cuando termines de recargar, alejala del puesto de tiro, nunca utilices una tartera u otro contenedor que pueda quedar abierto, cualquier chispa podría hacerlo explotar. Los pistones tambien deberan alejados del puesto de tiro y cerrados.

-Nunca utilices polvora sin humo para armas de avancarga... lo más seguro es que reviente el cañon con el consiguiente peligro.

Fotos y Web de un rifle da avancarga moderno reventado por la polvora sin humo... como la mano del propietario

otras armas destrozadas  por el mismo motivo

EN EL PUESTO DE TIRO

-Las armas deben entrar y salir del puesto de tiro enfundadas y descargadas. Ante un atranco con polvora introducida no abandones el campo sin haber disparado el arma. Utiliza una herramienta para sacar el proyectil y sacar la polvora del mismo. Nunca la lleves a casa cargada.

-Las charlas con los amigos o compañeros en el puesto de tiro, provocan a menudo fallos en la secuencia de la carga, además pueden molestar a los demás tiradores.

-En el puesto de tiro, no manipules el arma apuntando a otro sitio que no sea el respaldo o los blancos.